Uncategorized

Esta pequeña luz mía, Esta pequeña vida mía

~ por Rukmini Walker

 

Este año, mientras nos acercamos con alegría a Diwali, el hermoso festival de luces que marca el comienzo del Año Nuevo para los hindúes y otros amigos, tal vez podamos hacer una pausa para reflexionar.

En este mundo, cada luz tiene su sombra. A veces, la luz, la voz o el rostro de las minorías en nuestros países no se ven ni se escuchan mientras celebramos nuestra alegría, nuestra abundancia o nuestra seguridad en nuestras diversas naciones.

En los últimos días, las minorías hindúes en Bangladesh han sido atacadas y asesinadas, y sus templos y deidades han sido destruidos.

En países donde una comunidad religiosa u otra es la mayoría, a menudo hacemos la vista gorda cuando las minorías en nuestros países son difamadas, perseguidas o maltratadas de diversas formas.

Sin embargo, el propio Señor Krsna dice en el Bhagavad Gita que Él es el padre dador de semillas de todas las especies de vida, y que nuestros nacimientos en este mundo han sido posibles gracias a Su gracia y Su voluntad. (BG 14,4)

¿Dónde está mi derecho a hacer daño, o mirar para otro lado cuando uno de estos amados seres vivos es lastimado? Por diferentes que sean de mí, sus vidas y su existencia son sagradas para Aquel que es el origen de todos nosotros.

Se dice que Dios tiene una “voz suave y apacible” que es difícil de escuchar o discernir para la gente común como nosotros. Sin embargo, sabemos por cada escritura del mundo que Su gracia y compasión están disponibles para cualquiera que se vuelva hacia Él con devoción.

Las minorías en nuestro mundo también tienen voces que a menudo no se escuchan y rostros que a menudo no se ven.

Este Diwali y el año nuevo, ¿no podemos hacer brillar nuestras luces con un poco más de valentía? ¿Podemos honrar a otros que creen de manera diferente a nosotros? ¿Podemos abrir nuestros corazones para ver esos rostros invisibles y escuchar esas voces no escuchadas?

En 1946, el pastor alemán Martin Neimoller, después de ver los horrores de los nazis, escribió:

Primero vinieron por los comunistas
Y no hablé
Porque no era comunista.

Luego vinieron por los socialistas
Y no hablé
Porque yo no era socialista.

Luego vinieron por los sindicalistas
Y no hablé
Porque no era sindicalista.

Luego vinieron por los judíos
Y no hablé
Porque yo no era judío.

Luego vinieron por mi
Y no quedaba nadie
Para hablar por mí.

¡Deseando a todos un Feliz Diwali!

Rukmini Walker